Revisarte

Tuesday, March 18, 2008

Artículo publicado en la revista Suite 01 Dic. 2007-Feb. 2008

Museo Metropolitano de Nueva York

La Bienvenida
Observo a la veintena de personas agrupadas a mi alrededor, respiro profundo y comienzo: "Bienvenidos al Museo Metropolitano de Arte de la ciudad de Nueva York, el día de hoy haremos un recorrido por los 5,000 años de historia del arte que esta institución nos ofrece. Visitaremos tesoros de la antigüedad clásica, pinturas de los grandes maestros, esculturas, espacios arquitectónicos, muebles y objetos decorativos.
Fundado en 1870, el Met recibe alrededor de 5 millones de visitantes al año y es una de las instituciones culturales más grandes del mundo; la colección suma más de 2 millones de piezas, pero solo una tercera parte se encuentran en exhibición".

Así empiezo mi recorrido por el "Met" -como cariñosamente lo llaman los neoyorkinos- en el cual soy Docente y voluntaria. Algunos visitantes me han confesado sentirse abrumados y hasta perdidos ante la magnificencia del museo, sin embargo para mí, tras 4 años es ya como otro hogar.

La Colección
El enigmático edificio, hogar del museo desde 1880, ha pasado por varias expansiones adentrándose cada vez más en Central Park; aún cuando su propósito es alojar el constante crecimiento de su colección, ello no deja de provocar reacciones de rechazo en los Neoyorkinos, quienes no simpatizan con el crecimiento a costa de la invasión de su amado parque.

La valía de un museo radica no solo en la extensión sino en la relevancia de su colección, por ello, el Met continuamente incorpora piezas a través de donaciones y compras estratégicas. Una de las compras más recientes, es la realizada en 2004 de la obra titulada "Virgen y Niño", del pintor renacentista Duccio di Buoninsegna, por la cual se pagó un precio de 45 MDD.

Para mi cada visita que guío representa un viaje único, podemos ver por ejemplo, objetos con 4,000 años de antigüedad encontrados en una tumba egipcia o la réplica de un patio chino del siglo XVII, analizar el estilo barroco con “Vista de Toledo” de El Greco, el neoclásico en "La Muerte de Sócrates" por Jacques-Louis David, apreciar los relieves de alabastro en un palacio asirio del año 883 A.C., admirar las fomosas bailarinas de Degas en “La Clase de Baile”, comparar el impresionismo de Monet con el postimpresionismo de Van Gogh y culminar con el expresionismo abstracto de Jackson Pollock en “Ritmo de Otoño”.

El Ala Americana, que cuenta con una colección que va desde el periodo colonial estadounidense hasta nuestros días, e incluye obras famosas como "Washington cruzando el Delaware" de Leutze, los famosos vitrales de Tiffany e interiores como "El Salón de Música" del arquitecto Frank Lloyd Wright.

Una vista verdaderamente surrealista se puede apreciar al aproximarse al museo desde Central Park. Ahí, en medio del inmenso parque con sus corredores y sus carros de hot dogs, enmarcado por los rascacielos del paisaje urbano neoyorkino aparece un gran ventanal que resguarda el templo egipcio del año 15 A.C. Se trata del “Templo de Dendur”, ícono del departamento de arte egipcio, uno de los más extensos del museo.

El abanico de opciones del Met pareciera no tener fin; posee una vasta colección de Armas y Armaduras, incluida la de Enrique VIII; además de algo que muy pocos saben, en su colección de Instrumentos Musicales se muestra el primer piano de la historia, creado por Bartolomeo Cristofori en 1720. Y la más reciente renovación, la de las galerías Griegas y Romanas, situadas alrededor de un patio poblado de imponente estatuaria.


La era de Rembrandt
Anualmente el Metropolitan presenta más de 30 exhibiciones especiales.
Algunas de las más exitosas han sido "Los Tesoros de Tutankhamun" (1978), "Van Gogh en Arles" (1984), "Mexico: Esplendor de Treinta Siglos" (1990-91), “Orígenes del Impresionismo”(1994-95).

Este año el Met celebra el 400 aniversario del nacimiento de Rembrandt van Rijn, con una exhibición especial titulada "The Age of Rembrandt:
Dutch Paintings in The Metropolitan Museum of Art".

El artista holandés considerado como el dios de la pintura europea del siglo XVII, ha sido objeto de varias exhibiciones alrededor del mundo conmemorando su aniversario. El museo Metropolitano lo celebra mostrando su propia colección de 20 pinturas del artista más obras de Frans Hals, Salomon van Ruysdael, Vermeer, Jacob van Ruisdael y Gerard ter Borch entre otros; incluyendo paisajes, marinas, retratos, escenas de la vida cotidiana, temas históricos y religiosos. La muestra de 228 obras de pintura holandesa es la más grande fuera de Europa.

Una peculiaridad de esta exhibición es que las pinturas no se encuentran ordenadas por artista ni cronológicamente, sino por los nombres y las fechas en que los coleccionistas las adquirieron y las donaron a la institución. Bajo este criterio, la exposición comienza con las obras adquiridas por el museo para su colección inaugural en 1871, y termina con obras obtenidas recientemente.


A finales del siglo XVI Holanda se convertía en una sociedad -en su mayoría clase media y protestante- sumamente poderosa en Europa, por lo que el americano del siglo XIX se sentía identificado con la pintura holandesa. Amaba pinturas que representaran la naturaleza, los paisajes, las costumbres de las sociedades del pasado, la familia, individuos de fuertes personalidades. Y tendía a evitar la historia y la mitología así como las religiones de otras culturas. Con ello, la exhibición refleja la evolución por el gusto y la apreciación por la pintura holandesa en los Estados Unidos, en particular por los grandes coleccionistas de Nueva York durante los dos siglos pasados.

1 Comments:

At October 1, 2017 at 8:40 PM , Blogger Berthold Hanisch said...


Howdy! This is my 1st comment here so I just wanted to give a quick shout out and say I truly enjoy reading your posts. Can you suggest any other blogs/websites/forums that cover the same subjects? Thanks a ton! gmail sign in

 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home